Misión de la Iglesia

La IERE es una Iglesia que proclama el mensaje de Jesús Cristo y trabaja para extender su reino. Esta frase se puede encontrar en muchas de nuestras parroquias de la siguiente forma:

¡Predicamos a Cristo resucitado!

La salvación significa el fin de nuestra separación de Dios y el comienzo de una vida nueva de acuerdo con Su voluntad; esto es conseguido únicamente a través de Jesús Cristo.

El hombre comete errores (todos cometemos errores) y en consecuencia se aleja de Dios; por eso solo en Cristo puede encontrar el perdón de sus errores y la paz que todo ser humano necesita, pues el que no había cometido ninguno error pagó en la Cruz por nuestras faltas.


La Iglesia es el pueblo de Dios, se representa como un cuerpo cuya cabeza es Cristo y cuyas partes o miembros son los bautizados.

El culto es una respuesta gozosa al amor de Dios, una expresión de alegría por recibir la salvación, una oportunidad de adorar a Dios, de recibir fortaleza y perdón y de compartir nuestra fe con otros creyentes.
En nuestra Iglesia el culto se celebra de acuerdo con la antigua Liturgia Hispánica, conocida también como Visigótica o Mozárabe.

Las Iglesias de la Comunión Anglicana tienen una estructura profundamente democrática que se expresa en los Sínodos Nacionales y Diocesanos, presididos por los Obispos. Entre los sínodos, una Comisión Permanente elegida por el sínodo y presidida por el Obispo, compuesta por igual numero de clérigos y laicos, cuida de la ejecución en tiempo y forma de los acuerdos adoptados.

La parroquia es la comunidad de creyentes, regida por un presbítero que democráticamente administra los bienes comunes. La parroquia es el lugar donde fortalecemos nuestra fe, nos ayudamos un os a los otros, respondemos a las cuestiones fundamentales de la vida, satisfacemos nuestras necesidades espirituales, aprendemos del amor de Dios y como compartirlo con otras personas dentro y fuera de la comunidad. Practicamos la solidaridad con otros.

Ser miembro de la IERE significa seguir a Cristo, adorar a Dios en su Iglesia y construir el Reino de Dios en le Mundo.